EL LENGUAJE EN EL ESTABLECIMIENTO

El lenguaje es una herramienta clave que debe ser estudiada y definida en cualquier comercio o empresa. Cada sector hace uso de un argot específico que se desarrolla en consonancia al tipo de trabajo que desarrollan, así una tienda de informática utilizará palabras como hardware, puertos, conexiones inalámbricas, etc en cambio un comercio de venta de productos de fontanería marcará su lenguaje por pulgadas, conectores, rosca, etc.

Las grandes multinacionales implantan dos vías de comunicación: una interna y otra externa, mientras la primera se rige por los tecnicismos propios del sector la segunda busca en todo momento la sencillez al expresarse evitando así que el mensaje entre cliente y trabajador pueda ser desvirtuado. En muchas ocasiones vamos a una tienda y a pesar de que nos están hablando en nuestro idioma somos incapaces de entender lo que nos quiere transmitir la persona que nos atiende.  Todo establecimiento que trabaje de cara al público debe preocuparse por adecuar su lenguaje al cliente.

Veamos dos ejemplos:

Una empresa que se dedica al diseño de cursos de e-learning podrá llegar a más clientes si en vez de utilizar una palabra anglosajona de reciente inclusión modifica su lenguaje y nombra a su producto “cursos online”.

Los empresarios en reiteradas ocasiones buscando demostrar su experiencia a un cliente exponen un mensaje envuelto en tecnicismos lo cual conlleva al cliente a rechazar su producto e irse a la competencia, ¿el producto ofrecido era bueno? Sí, pero no se vendió de forma adecuada.

Cuando nos dirigidos a un cliente debemos seguir los siguientes pasos:

1. Como es nuestro cliente: joven, una persona mayor, conoce el producto que va a comprar o no. Son datos que nos ayudarán a nosotros a crearnos un perfil de venta para así adecuar nuestro lenguaje al futuro comprador.

2. Comunicarnos. En base a la información obtenida previamente así debemos actuar. Si el cliente es una persona que ya conoce el producto nos exigirá información más concreta y técnica sobre el producto adquirir, si por el contrario solo tiene en mente el precio y tiene una vaga idea del producto, el comercial debe ayudar lo máximo posible sin entrar en un vocabulario complejo.

Nunca lo olvidemos: El empresario al servicio del cliente, nunca al revés.