Obtenga su certificación IFS

  • ifs logistic

IFS Logistic

IFS Logistic está establecida en el marco de las normas IFS, busca crear vínculos de seguridad y calidad del transporte en el sector agroalimentario garantizando así que la actividad reduce los riesgos de contaminación de los productos transportados.

  • ifs global Market

IFS Global Markets Food

CONSIGA LA CERTIFICACIÓN IFS Global Markets Food Norma de acceso a empresas productoras de alimentos que requieren de un periodo de transición para alcanzar los requisitos marcados por IFS Food. Anualmente las pymes crecen hasta alcanzar el

  • ifs food

IFS FOOD

CONSIGA LA CERTIFICACIÓN IFS FOOD Norma reconocida por GFSI para empresas que producen alimentos. Se centra en garantizar que el sistema de gestión presente unos altos estándares de calidad y de seguridad alimentaria para garantizar así que

IFS tiene actualmente ocho normas desarrolladas gracias a la participación de las diferentes partes implicadas en las distintas etapas de la cadena de suministro. Las normas ayudan a los usuarios con la puesta en práctica de las normativas legales relativas a la alimentación y/o seguridad del producto y al mismo tiempo proporcionan una guía uniforme en relación a la seguridad del producto y a aspectos relacionados con la calidad.

El certificado IFS indica que la empresa certificada ha establecido procesos apropiados para garantizar la seguridad de los productos que fabrica y que respeta las especificaciones de sus clientes. Es posible certificar a fabricantes de alimentos, brókeres, servicios logísticos, fabricantes de productos de limpieza de uso domésticos y de la higiene personal, así como mayoristas y distribuidores

Adelántese a su competencia

Podemos ser su aliado perfecto para conseguirlo

Solicita presupuesto

Preguntas frecuentes sobre las Normas IFS y su implantación

La norma IFS (International Food Standard) es un sistema de seguridad enfocado en los alimentos promovido por la asociación de distribuidores de Alemania, Francia e Italia. La IFS se origina por la necesidad de disponer de una norma común de calidad y seguridad alimentaria, como consecuencia de la creciente aparición de nuevos requisitos legales, así como por la globalización en la distribución de productos alimentarios. La IFS es una norma diseñada específicamente para la industria alimentaria, por lo que afecta exclusivamente a fabricantes y envasadoras de productos alimenticios.

Todas las empresas del sector alimentario. Además, otra característica importante de su ámbito de aplicación es que se dirige a aquellas empresas alimentarias que deseen exportar sus productos a los siguientes países europeos: Alemania, Francia, Italia y Holanda. Por otro lado, se trata de una norma que se aplica cuando se procesa un producto, o bien cuando existe un peligro de contaminación de algún tipo de alimento durante el proceso de envasado primario

No, no es obligatorio, es una decisión voluntaria, propia de la gestión estratégica de una empresa. Las empresas pueden definir otros procesos de calidad para optimizar su rendimiento sin tener que obtener estos certificados de calidad.

El principal beneficio, aunque no el único, es poder introducir productos alimentarios a países que acrediten dicha certificación. Otras ventajas de la norma IFS son:

  • Ofrece garantías sobre aspectos críticos de sus procesos de seguridad alimentaria, entre los que se incluyen: el cumplimiento con los principios APPCC, prácticas seguras de higiene, mantenimiento de la trazabilidad y compromiso de la Alta Dirección en relación a su responsabilidad en la gestión de dichos procesos.
  • Se convierte en una prueba evidente y reconocida a nivel internacional del cumplimiento de la legislación en materia de seguridad alimentaria.
  • Permite a la organizaciones priorizar las áreas de mejora.
  • Facilita el control de todas las etapas de producción, reduciendo al máximo los peligros de contaminación.
  • Ayuda a implantar procesos de mejora continua y modelos de excelencia en la calidad.
  • Mejora la satisfacción del cliente.
  • Facilita la consecución de la ventaja competitiva en el mercado.
  • Para el departamento de producción supone una serie de beneficios como un mejor entendimiento entre la Dirección y el personal a la hora de implantar prácticas, normas y procedimientos de seguridad alimentaria, facilidades en la vigilancia y cumplimiento de la legislación, reducción de la necesidad de auditorias externas y uso más eficiente de los recursos.
  • A nivel de marketing e imagen de marca: mejora de la reputación empresarial como proveedor de productos de alta calidad y seguros, facilita la negociación con clientes y permite dar visibilidad al cumplimiento de altos estándares de calidad mediante el logo y certificado IFS.

Las metas u objetivos principales son los siguientes:

  • Establecer una norma común con un sistema único de evaluación para la industria alimentaria.
  • Trabajar con entidades de certificación acreditadas y auditores cualificados.
  • Asegurar una mayor facilidad para la comparación y la transparencia a lo largo de toda la cadena de suministro.
  • Reducir costes y tiempo a fabricantes y distribuidores.

La norma IFS incluye una amplio espectro de cuestiones o aspectos relacionados con la implantación, control y auditoría:

  • Responsabilidad de la Dirección.
  • Sistema de gestión de la calidad y de la seguridad alimentaria.
  • Gestión de los recursos.
  • Planificación y proceso de producción.
  • Medición, análisis y mejoras.

Para obtener el certificado IFS, en primer lugar se debe recurrir a profesionales Como MBV Calidad para que realicen la consultoría y la implantación de la norma IFS. Posteriormente habrá que acudir a una tercera empresa certificadora para obtener el certificado.