De forma muy genérica, podemos exponer que la norma ISO 9001 agrupa una serie de requisitos establecidos que una empresa debe cumplir.

¿POR QUÉ LA EXIGEN?

Principalmente suele ser exigencia de la administración pública o de grandes multinacionales y el motivo se centra en que desean asegurarse que una empresa cumpla una serie de mínimos, ofreciendo así una confianza.

¿COSTES?

Si la empresa parte de cero, será importante llevar a cabo la implantación con una consultora especializada, en este caso, en ISO 9001.

El siguiente paso será seleccionar una entidad certificadora.

Los costes varían según los siguientes parámetros: nº de establecimientos, nº de personal y tipología de su actividad.

Dicho lo anterior, el coste mínimo de todo el proceso (implantación + certificación) se asienta sobre unos 2.500 euros.

¿PLAZOS?

Depende de la tipología de la empresa y su grado de implicación, desde que se inicia el proceso de implantación hasta la certificación definitiva de la empresa, el plazo se sitúa entre dos y tres meses.

¿QUÉ OCURRE DESPUÉS DEL PRIMER AÑO?

Una vez implantado y certificado el sistema, la empresa deberá mantenerlo y mejorarlo, bien mediante el apoyo de una consultora especializada o por sus propios medios. Además, anualmente deberá realizar una auditoria de seguimiento por parte de la entidad certificadora.