La oenegé Foodwatch ha hecho saltar todas las alarmas al haber detectado sustancias altamente perjudiciales para la salud en leches infantiles de las marcas Danone y Nestlé, entre otras. Son derivadas del petróleo, y según informa, pudo llegar a los productos a través de las latas de metal que se usaron para embalarlos.

Los lugares que se han visto afectados han sido Francia, Alemania y Holanda; en España, no se tiene constancia de que haya algún producto contaminado ni personas afectadas.

Sin embargo, Foodwatch ha mandado un mensaje de tranquilidad, pues estas sustancias no presentan problemas inmediatos para la salud, aunque asegura que, a largo plazo, podrían resultar perjudiciales, por lo que recomienda tomar medidas con carácter urgente.

Estas sustancias, además de ser cancerígenas, también son mutagénicas, indica la oenegé. Por ello, ha solicitado que sean retirados todos los productos que han detectado que están contaminados.

Asimismo, ha empezado una campaña para solicitar apoyo y que la gente se sume a su campaña en su lucha por frenar cuanto antes la venta de estos productos, que, según indican, se comprobó en varios laboratorios que contenían estas peligrosas sustancias.

Los productos contaminados en estos tres países pertenecen a las marcas Danone, Nestlé, Novalac, Neolac, Hero Baby y Nutrilon.