Todo proceso de auditoria referenciada por una norma ISO actual, como puede ser la ISO 9001 de Calidad, la ISO 14001 de Gestión Ambiental o la ISO 45001 de Prevención de Riesgos Laborales, se inicia con el apartado “Contexto de la organización”.

Todas las normas ISO tienen un objetivo común: la mejora continua, que consiste básicamente en optimizar la metodología de trabajo o Sistema de Gestión para así obtener de forma periódica los resultados esperados (y en consecuencia mayores beneficios). Aunque la teoría parece sencilla, la realidad es bien distinta y ello es fruto de causas como la falta de comprensión de la norma por parte de la empresa, la inexperiencia de la entidad consultora o quizás de la falta de formación del auditor y la necesidad de hacerle caso, aunque no esté en lo cierto.

El contexto de la organización es denominado por la norma como “comprensión de la organización y de su contexto”. Para aplicar adecuadamente las exigencias de la norma es importante conocer qué es, y para ello debemos acudir a la ISO 9000.

La definición del término según la ISO 9000 es:
Combinación de cuestiones internas y externas que pueden tener un efecto en el enfoque de la organización para el desarrollo y logro de sus objetivos.
El concepto de contexto de la organización se aplica por igual tanto a organizaciones sin fines de lucro o de servicio público como a aquellas que buscan beneficios con frecuencia.
En inglés, este concepto con frecuencia se denomina mediante otros términos, tales como “entorno empresarial”, “entorno de la organización” o “ecosistema de una organización”.

Según la norma ISO 9001:2015:

La organización debe determinar las cuestiones externas e internas que son pertinentes para su propósito y su dirección estratégica, y que afectan a su capacidad para lograr los resultados previstos de su sistema de gestión de la calidad (en caso de ISO 9001).
La organización debe realizar el seguimiento y la revisión de la información sobre estas cuestiones externas e internas.

  • Las cuestiones pueden incluir factores positivos y negativos o condiciones para su consideración.
  • La comprensión del contexto externo puede verse facilitada al considerar cuestiones que surgen de los entornos legal, tecnológico, competitivo, de mercado, cultural, social y económico, ya sea internacional, nacional, regional o local.
  • La comprensión del contexto interno puede verse facilitada al considerar cuestiones relativas a los valores, la cultura, los conocimientos y el desempeño de la organización.

Básicamente la norma ISO 9001 nos exige un análisis en profundidad de todo lo que rodea a la empresa y de sus entresijos: Qué hacemos bien, qué se puede mejorar, cómo funciona nuestro sector, cuáles son las tendencias del mercado, cómo nos influyen los competidores, etc.

En un proceso de auditoria, la experiencia te demuestra que lo mejor es generar información real y sencilla ya que así será fácilmente comunicada y comprendida por todas las partes interesadas.